Pampa glaciar pampa

Provincia de Santa Cruz, Argentina

Pampa Santa Cruz

Cruzar la frontera en la costa norte del lago General Carrera/Buenos Aires se hizo bajo los ojos atónitos de la gendarmería a ver a un extranjero pasar por aquí; en el punto que se preguntaban lo que hacer con mi pasaporte (y aun más mi recibo de tasa de reciprocidad, una especie de visa sin trámites sin rechazo para los Canadienses, los Estadounidenses y Australianos) en la oficina sin computadora. Parece que están más acostumbrados a levantar la barrera para los gauchos chilenos y argentinos que viven en los alrededores. A pesar de eso, me pongan mi sello bastante rápido y aquí estoy de vuelta en el camino de tierra. Si siempre es el mismo lago a mi derecha, es otro paisaje que se desarrolla en frente de mis ojos. Como podemos ver en una vista por satélite del lago, la frontera se ha elaborado justo donde las montañas se terminan. La pampa se extiende en el lado argentino. Empujado por un buen viento, llego rápidamente a Perito Moreno, aún a través de las grandes rocas y la arena.

Guillermo y Christian cruzaron la frontera en la orilla sur del lago, después de tomar el transbordador entre Puerto Ibáñez y Chile Chico. La frontera está más ocupada por los turistas que la que tomé, pero entrar en Argentina nunca había sido un gran problema de todos modos. Sin embargo esta vez, tuvieron la oportunidad de ser “elegido” por una agente entrenadora mostrando a los servidores públicos cómo hacer una inspección respetando cada normas y procedimientos. Dos horas de exceso de celo después, Guillermo y Christian se separaron en la localidad argentina de Los Antiguos. Cristiana tomará un camino de tierra a lo largo de la frontera, mientras que Guillermo hará los últimos 60 kilómetros a Perito Moreno, donde lo encontraré con unos anfitriones Warmshowers.

Vamos a aclarar Perito Moreno. La provincia de Santa Cruz cuenta con el Parque Nacional Perito Moreno, el Glaciar Perito Moreno, el cual no se encuentra en el parque nacional del mismo nombre, y la ciudad de Perito Moreno, que está a unos 700 kilómetros del glaciar. Casi todas las ciudades de la Patagonia argentina tienen una calle en honor al científico, naturalista, político, botánico, explorador y geógrafo que jugó un papel importante en la región. Así que llegamos a la ciudad de Perito Moreno con el objetivo de ir a El Calafate, cerca del glaciar Perito Moreno en ocho días. Pero antes de eso, tomamos un día de descanso… ah, un otro… y por qué no otro más, con nuestros maravillosos anfitriones, compartiendo buenos momentos en el interior de una casa caliente mientras que el otoño se desarrolla a fuera.

Después de este tiempo pasado en Perito Moreno, no pensábamos encontrar a Christian de nuevo, pero fue una sorpresa verlo llegar en la mañana de nuestro tercer día, mientras levantábamos el campo en lo que parecía una cimentaría cuando el camino estaba en proceso de pavimentación. ¡De vuelta a tres en la carretera!

IMG_7298En mi mapa, la ruta 40 parecía estar compuesto por líneas rectas sin pavimento. Durante los últimos años sin embargo, se hizo mucho trabajo entre Perito Moreno y El Calafate. Cuando estuvimos allí, sólo unos 120 kilómetros de carretera estaban todavía de ripio, incluyendo el último 30 que estaba en construcción. La pampa es mucho más seco que el ambiente de la Carretera Austral, pero el elemento perturbador aquí es el viento. Si bien nos advirtieron lo mal que el viento puede golpear, al punto de tener que empujar la bicicleta aún si el camino es plano, llegamos aquí en una especie de tregua general. El viento se detuvo hace una semana. En realidad, nos enteramos de que el viento muy fuerte es principalmente característico del verano, de diciembre a marzo. Estar tarde en la temporada tiene sus partes buenas. Pero, por supuesto, aunque durante el día el clima es perfecto para el ciclismo, se enfría muy rápido en la tarde y las noches son frías. Esto no es sin hablar del atardecer que ocurre cinco minutos antes del día anterior más vamos Sur y nos acercamos del solsticio de invierno.

Si a veces acampamos directamente a los lados de la carretera, se puede también parar en las Vialidad provinciales, que se encuentran entre los pocos pueblos en la carretera, en los que viven y trabajan un equipo de trabajadores en el invierno para cuidar las rutas. El resto del año, el personal es mínimo y el hombre solitario de guardia puede ofrecer agua con mucho gusto, un lugar para poner la carpa al abrigo del viento si no simplemente ofrece a dormir dentro. Es en la Vialidad de Tamel Aike, mientras estábamos masticando carne de caballo, que llega Gustavo, un argentino que ya habíamos encontrado dos veces antes, pero que la oportunidad de compartir la ruta nunca sucedió. Al día siguiente, los cuatro llegamos a Gobernador Gregores, mientras que una feria estaba pasando, donde los gauchos se reúnen para eventos ecuestres. Gustavo va a permanecer más tiempo y nos quedará solo tres días con Christian, que va a ir a El Chaltén mientras llegamos directamente a El Calafate.

IMG_7918

A partir de ahí, nos pagamos un pequeño viaje al glaciar Perito Moreno. El precio de las entradas vengan de subir, pero de todos modos, no se puede dudar en ir a ver el glaciar desde sus propios ojos… y también sus propios oídos. Si puede ser difícil de entender la proporción del monstruo de hielo en fotografía, la inmensidad del lugar deja al turista en el acto también perplejo frente a la amplitud del fenómeno. Sesenta metros de altura, cinco kilómetros de ancho y catorce kilómetros de largo, el glaciar Perito Moreno cae y avanza sobre el lago Argentino hasta el punto a veces de cortar el lago en dos. El agua en el lado bloqueado aumenta y eventualmente rompe la pared de hielo – un fenómeno que ocurre en un promedio cada 4 o 5 años. Estamos muy pequeño en este mundo. Una red de pasarelas metálicas realzadas da la oportunidad de disfrutar de la vista sin dañar la vegetación frágil en la ladera del lago, en frente del glaciar. El más espectacular son los mini tsunamis, los rugidos y el crujido que produce el glaciar mientras bloques de hielo gigantes se desprenden de la estructura. El día fue maravilloso, el cielo despejado y sin viento, así que pasamos 6 horas disfrutando del espectáculo con nuestro pequeño picnic. Si por la mañana la luz es mejor para tomar fotografías, la mayoría de los autobuses salen temprano en la tarde y el lugar es mucho más tranquilo después.

Después de eso, de nuevo en la pampa con Puerto Natales como destino, en Chile. Una tarde, el viento me sorprendió, rugiendo tanto en mis oídos y haciéndome perder el equilibrio en la bicicleta que querría parar a cada canalización bajo la carretera para tomar un descanso del viento. Los que viven continuamente eso más temprano en la temporada deben sin duda desarrollar un caparazón psicológica duro frente a este imponente compañero.

Paso DoroteaHay dos pasos fronterizos para llegar a Puerto Natales. Cerro Castillo, cerca del Parque Nacional Torres del Paine tiene un pequeño segmento en ripio, pero llega más cerca de los famosos picos del parque nacional. Decidí pasar por Río Turbio, un poco más del Sur, pasando un medio día más en Argentina, subiendo las calles de esta sorprendente ciudad industrial en el medio de la nada con una enorme central térmica en construcción, dando trabajo a los trabajadores del yacimiento carbonífero. A pocos kilómetros fuera de la ciudad esta el paso fronterizo. Desde aquí puedo ver el mar y empieza el quinto y último segmento en tierras chilenas.

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*