La Ruta Andina

Regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Chile

Ruta Andina

Aguas termales donde no hay nadie más. Salares de espectro brillante. Cielos estrellados pura y reveladora. Volcanes a veces fumando. Llamas, vicuñas, alpacas, vizcachas, flamencos​​, ñandúes. Pueblos sin alma, abandonados o escasamente pobladas. Montañas intercaladas que limitan la vista infinita del Altiplano sin árboles. Caminos de arena, otros perfectamente pavimentados, y todo lo que hay entre los dos. La generosidad de las pocas personas encontradas.

Ruta Andina IIEs la Ruta Andina, una carretera chilena que sigue la frontera con Bolivia, que fue mi desafío de introducción en el decimocuarto país del recorrido. Diez días de relativa soledad, en el que debe asegurarse de llevar suficiente comida y hacer buenas reservas de agua cuando sea posible. Hay sólo en Colchane y Ollagüe (ver mapa al final del artículo) donde se puede encontrar productos básicos, teniendo en cuenta de que la tienda está abierta. En Colchane, tuve que ir al restaurante del hotel para negociar pan y latas de atún. Y aún pudo poner la mano en una cebolla! Al mismo tiempo llegó una pareja de alemanes en 4×4 y los ayudé a comprar en español. Fui tan estúpido que empezó el camino sin suficiente gas para mi cocina, y me han salvado un desvío de diez kilómetros al darme un poco. Fue el primer acto generoso de mis “ángeles de la guarda” de la Ruta Andina. Viajaron sin mucha prisa, pasando por varias rutas alternativas. Nos vimos por coincidencia todos los días a partir de entonces, y se aseguraron que no me faltaba agua.

Hay buenos puntos de agua en la parte norte, pero en el sur, puede ser más difícil. Sin embargo, si no es algunos vehículos de pasajeros (raros turistas y trabajadores en algunas minas alrededor) que pasan y se detienen a ver si me falta algo, hay en varios lugares estaciones de carabineros, policía de estilo militar cuidando la frontera, donde se puede encontrar agua. Un día, pedaleaba cerca de tres edificios extraños que al parecer eran de una empresa minera. Era una estación de bombeo. “Es agua muy pura, excelente”, me decía el señor llenando mis botellas de esta agua desde debajo de la tierra y que será contaminada en el proceso minero. La Ruta Andina, son tres áreas protegidas (Parque Nacional de LaucaReserva Nacional de las VicuñasMonumento Nacional Salar de Surire), sino también grandes minas (en una parte del Salar de Surire sin protección, y el gigante Collahuasi).

Salar de HuascoComo no perderse en estas carreteras de calidad tan variable que hay estrellas en el cielo frío de la noche (empujé mi bicicleta unos cientos de metros en una carretera que desciende, solo para decir)? Sinceramente, las carreteras secundarias en Chile están mejor señalizadas que las rutas principales del Perú! Un mapa detallado sigue siendo bueno porque conociendo los pueblos (o antiguos pueblos) adelante, es bastante difícil perderse siguiendo las señales. Usted puede imprimir sus propios mapas en la página web del Ministerio de Obras Públicas de Chile, o para más detalles, los mapas de Compass que mis amigos alemanes tenían en su 4×4 muestran todos los caminos posibles. Porque quizás ir a través de dos o tres fuentes termales no es suficiente por la carretera “principal”, que diez días de estos paisajes no son suficientes y que se quiere hacer más vueltas! Por mi parte, me contento con la línea más o menos recta que conecta los salares entre ellos, estos “lagos de sal”, oasis para la fauna que se encontró allí.

signalisation

Mi fiel compañero en este camino era el viento. Llega de repente al comienzo de la tarde y no despegó hasta las nueve de la noche. Sopla desde el oeste o sudoeste, así por lo general no esta directamente en la cara, pero suficientemente fuerte para gritarle insultos. Zumba, pega, esta tan presente en mis oídos! Poner la carpa y acampar puede ser un reto. Afortunadamente que había estas casas de piedra a mitad destruidas en pueblos deshabitados donde se puede esconder del viento, o a veces una estructura natural, o sino la infraestructura de las reservas nacionales que no eran utilizada cuando estuve allí.

Por la mañana, ruedo en una bola en mi saco de dormir hasta que el sol pega mi carpa para calentarme y empezar a descongelar mis botellas de agua, después las unas noches cuales había heladas. Pero los días se calientan suficientemente rápido. Es el silencio al salir de la carpa. Cierto silencio. Confuso, el silencio de la mañana en comparación al fragor de la tarde.

Llegué diez días más tarde en Calama, una importante ciudad minera, a cien kilómetros de la más turística San Pedro de Atacama. Un anfitrión CouchSurfing me alojó en Calama y me permitió descansar, comer, comer y comer, y arreglar algunas cosas. Mi colchón de camping comenzó a fugar en la Ruta Andina. Estúpidamente dormí en mi cinturón y la punta de la pieza de metal atravesó el colchón. Estos tres centímetros entre el suelo y yo marcan toda la diferencia, lo que me permite dormir en una superficie desigual (y estaba abusado de eso), y estoy contento de ver que se repare fácilmente, como una punción de bici.

San Pedro Atacama

He visto más llamas que seres humanos durante estos diez días, de ahí el título del video montado recientemente acerca de este segmento de mi camino. También se puede ver el álbum de fotos de la Ruta Andina haciendo click aquí y un mapa de la ruta tomada se encuentra abajo! Desde Calama, me fui sin demasiado vagar en San Pedro. Salir de San Pedro significa ascender 2.000 metros en 50 kilómetros, pero una vez acabada esta linea recta y empinada en el medio del desierto, Argentina no está lejos!

 

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*