Salida en falso y verdaderas sorpresas en Panama

Panama CiudadMe iba de Costa Rica diciéndome que me gustaría que este país sea más grande, así que puedo quedarme más tiempo. Pues mi deseo se transformo en realidad porque tuve que volver allí desde Panamá y pasar unos días más. Y es mi bicicleta ha hecho la tonta.

Hacía solamenta unas horas que estaba en Panamá, entrando facilamente por la ciudad fronteriza de Río Serreno. Tan tranquilo que los cambistas, aquellos hombres caminando con un enorme montón de dinero en efectivo de ambas naciones y en dólares estadounidenses, no eran allí. Dejaron el trabajo al pequeño supermercado colgado en la frontera, sin saber muy bien si está en Costa Rica o en Panamá. Podía deshacerse de mis colones allí.

Un ingeniero olvidó de tomar el tiempo para dibujar el camino en agradables cordones en las montañas de esquí, el camino tirándose en la montaña así. Estoy sudando, me duelen las piernas y mi rueda empieza a tocar mis frenos. Mi rueda no esta mas recta, a pesar de que no he escuchado el sonido típico de una ruptura de radio. Mirando lo que pasa, no es el radio, como tal el aro que se esta rompiendo al nivel de los radios. Uno se ve bastante mal, otros están rodeados de grietas. Después de la fijación de todos los componentes de esta rueda, es la obra maestra que se rompe.

Roue sur le point de rompre

Fui en este viaje con ruedas de tamaño “700”, como se pide caducado en Canadá, EE.UU. y Europa (o 28 para aquellos alemanes). Fuera de esta área, el tamaño común es “26”, y que son más pequeños. Rápidamente lo aprendí de otros viajeros en el camino. De todos modos, tengo que hacer con ella y tengo robusto aros que le harán el viaje, me decía a mí mismo. Que aunque yo no sabía que los primeros 750 kilómetros de camino de tierra entre Inuvik y Dawson me contaminará, buscando siempre más adelante a pasear por carreteras más pequeñas, no siempre fáciles, y no siempre amables con mi bicicleta.

Costa Rica y Colombia son países de ciclismo, tuve la suerte de estar en el área. Los aros de bicicletas de carrera son de mi tamaño. Sin embargo, están hechas para los neumáticos más delgados, la mía siendo de mayor tamaño para tomar la tierra. Como usted puede ver en mi último video, Rodney podía encontrarme un buen tamaño de aro en Costa Rica, mientras que yo estaba buscando en Panamá. Es un hombre de buen corazón que me invitó de nuevo a su casa para arreglar todo.

Rodney y familiaLos agentes fronterizos se sorprendieron de verme de nuevo en Río Serreno. Incluso la mujer de la tienda de donde tuve que hacer una copia de mi pasaporte: “¿Y tu bicicleta?” Explicaba lo que pasó, poniendo sellos en mi pasaporte de nuevo y aquí estoy en la casa de Rodney. Cuando volví de allí, por la frontera, aún los militares panameños me preguntaron si podía arreglar mi rueda.

Por desgracia, este incidente me hizo perder un encuentro en Boquete con Fran y Larry los que vemos en el video “Olas en tierra”, con quien subo Cottonwood Pass en Colorado. Terminaron clases de español en Panamá y no pude verlos de nuevo antes que regresan a los EE.UU.

Pero un CouchSurfer anfitrión me invitó a su lugar en la Ciudad de Panamá. Ya casi ido volando, en cuatro días de 145, 138, 137 y 96 kilómetros, durmiendo en una estación de bomberos, al lado de un restaurante y luego en un camping cerca de la playa en el Pacífico.

La amabilidad de la gente en América Central sigue en Panamá. Ramses me hace visitar la capital, todo lo cual contrasta mucho con lo que vi antes con edificios altos y enormes letreros publicitarios. Se siente la influencia de EE.UU., que duró directamente a casi un centenar de años, desde que Panamá se separó de Colombia para dejar EE.UU. construir el canal, que fue inaugurado en 1914. El último militar volvió a su casa el 31 de diciembre de 1999, los panameños recuperaron el control del canal, que sobre EE.UU. era priorizando el militar sobre el comercial. Hoy en día, el tráfico de negocios (y las ganancias) se multiplicado y un tercer juego de esclusas está a punto de ser inaugurado el próximo año, a tiempo para el cumpleaños centenario 100 del canal.

Pasé 10 días en el departamento de Ramses, hasta que conseguí una manera de ir a Colombia. El Darién es la zona fronteriza entre Panamá y Colombia donde cerca de 100 kilómetros de carretera no se encuentra. Algunos dice que la zona es tan pantanoso que hacer un camino es muy duro, algunos que la zona está llena de narcos, de las FARC y de los paramilitares, otros que todavía hay tensión entre los países (Colombia aprobó la independencia de Panamá sólo en los años veinte ayudado por un pequeño cheque de EE.UU. como compensación), pero algo seguro, no hay camino. Un ciclista en los años setenta cruzó el Tapón del Darién y aquí es un archivo encontrado en Youtube:

Hoy en día, los militares panameños no te dejan pasar. Un ciclista fue recientemente a Yaviza, al final de la carretera, y tuvo que volver. Ellos no quieren que la prensa internacional habla de Panamá como un lugar donde los turistas se perdieron en la selva.

Sin embargo, aparte del avión que no quería tomar, encontré cuatro opciones para ir a Colombia.

– En primer lugar, por el Pacífico, tomando pequeñas lanchas a lo largo de la costa hasta Bahía Solano, en Colombia. Desde allí, un barco más grande se va a Buenaventura. He considerado esta opción, viendo algunos mapas un camino que se va Bahia Solano al resto del país. Pero este camino es un proyecto oscuro desde hace 30 años, nunca terminado, aparentemente en construcción en este momento y por terminar en dos años. Al llegar a Buenaventura llegaría demasiado al sur y me habría perder una buena parte de Colombia.

– En segundo lugar, por el Atlántico, y la forma económica es tomar pequeñas lanchas a través de las islas de San Blas, desde Carti, hasta la frontera con Colombia (un buen 12 horas, si no más). A partir de ahí, otras lanchas, que se van al lado colombiano en las playas solitarias y un duro pasado de viaje en lanchas de cuatro horas que te lleva a Turbo, vinculado por carretera con el resto del país. Si estaba viajando con sólo una mochila, habría considerado más esta opción. Realmente no me preocupo por mi conforte, pero para mi bicicleta si. Ciclistas que fueron por ahí me dijeron cómo eran preocupado por el estado de sus bicicletas, saltando y golpeando al fondo del bote con cada ola, y salpicado por el agua salada. Algunos tuvieron que hacer unos reparaciones en tierra firme.

– En tercer lugar, es posible, pasear por las marinas en busca de alguien dispuesto a viajar del otro lado con usted en su yate o velero. Por lo general, él no lo hará por gratis y tiene que compartir las tareas y los costos. Viajando dos, tres o cuatro personas, es una buena opción, si la paciencia está allí para encontrar la buena persona, ya que no va a ser demasiado costoso. Pero viajando solo, no es tan fácil y asequible.

San Blas

– Finalmente, la última opción era quizás un poco más caro, pero no tanto si tenemos en cuenta todo lo que incluye. Y fue una sorpresa maravillosa. En serio. Muchos propietarios de veleros organizan viajes de cinco cruzando a la gente, principalmente mochileros entre Panamá y Colombia. Es necesario comparar, porque la calidad del capitán y de los servicios hacen toda la diferencia. Terminé irme con buenos. Una pareja alemán dejaron su país hace más de 20 años, en una gira del mundo todavía no acabada, con la única cosa que tienen: su velero. Se detuvieron aquí por un tiempo para hacer algo de dinero antes de ir con el viento hacia el Pacífico. Velero muy bien cuidado. Nos paramos muchas veces los tres primeros días en las islas de San Blas y las comunidades Kunas. La comida es alucinante. Tranquilidad en mi mente. Fauna y flora acuáticas maravillosa. El último minuto de mi video da una idea rápida de eso. Fue una experiencia única y distincta de todo lo que hice hasta ahora, y se quedará en mi mente. No tengo ninguna queja, a pesar de que aprendí que no soy mucho de un marinero, con náuseas al principio que con el tiempo y por suerte se desvaneció hacia abajo un poco.

Poniendo los pies en tierra firme en un muelle en Cartagena, me sentí feliz y emocionado de empezar una nueva etapa: América del Sur, y por delante, a unos cientos de kilómetros, esos mastodontes llamados Andes, que serán mi parte de mi realidad para muchos meses, hasta la Patagonia!

 

2 pensamientos en “Salida en falso y verdaderas sorpresas en Panama

  1. Panamá, qué hermoso paraje tropical, y se combina con su gente amable y servicial. Daría gusto vivir en un país como ese.

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*