Reporte : Chile y Argentina

Fin Parque Nacional Tierra del FuegoCon el cabello que no acaba de crecer a lo largo de los kilómetros que pasan, dejo Bolivia atrás y entro en Chile al final de octubre de 2013. Si algunos de mis amigos me dijeron en este tiempo “Ya en Chile! Casi has terminado! Sólo queda dos países!”, aceptaba el aliento mientras que precisaba. Olvidamos que Chile, con una geográfica atípica de delgada franja atrancada entre el Pacífico y los Andes de 180 kilómetros de ancho en promedio (oscilando entre 90 y 440 km), se extiende a casi 4 300 kilómetros del Norte al Sur. Con su vecino, comparte la tercera frontera política más grande del mundo (después la de Canadá/EEUU y Rusia/Kazajstán). Argentina, más ancha, es el octavo país más grande en el mundo. En ambos países, viajé 7.625 kilómetros, ¡o casi una cuarta parte de todo lo que he viajado en las Américas!

Si por un lado, me miran extrañamente a través de los hombres bien afeitados, por otro, estoy integrando más fácilmente con mi cabello largo y mi barba donde todo es un poco más relajado (un punto en el que los chilenos les gustan por lo tanto recalcar en la “pereza” de su vecino). Por desgracia, no podía cortarme el cabello y ponerlo de nuevo en cada cambio de frontera.

Argentina, apenas saliendo de la crisis económica del principio del milenio, se enfrentó a una inflación galopante y una devaluación de su moneda. Esto no borra los rostros sonrientes hechos al visitante. La cultura del viaje está muy arraigado, desde cuando antes la moneda argentina les permitía viajar por ahí por allá con facilidad, aún más en el resto del continente sudamericano. Hoy en día, la dificultad para obtener divisas extranjeras les llevó a centrarse en su propio país cuando viajan. Compartirán su nostalgia por sus antiguos rumbos (aunque con cierta amargura sobre las restricciones actuales del gobierno central) y le dará la bienvenida en su país.

Chile se jacta de su riqueza, mientras que en las calles se ve huir la mirada a los desconocidos que pasan por allí. Los Chilenos no son antisociales, pero más distantes. Si el tiempo y la ocasión puede permitir de acercarse y establecer una relación de confianza, entonces descubrimos el Chileno amable que se esconde abajo el caparazón. Restante del período de la dictadura? Es cierto que no sentimos la misma distancia cuando nos reunimos con jóvenes, esta juventud de la Revolución de los pingüinos (aprender más por aquí), que no parece tener esa desconfianza primaria frente al Otro. A diferencia de sus mayores, no dudan a saludarnos, nos hablan y nos sonríen cuando pasamos.

Mi zigzag a través de los Andes me llevará a cruzar nueve veces la frontera argentino-chilena. La elección de esta ruta un poco loca no puede omitirme de hacer comparaciones entre los países hermanos, de ahí la elección de presentar en una vez en el mismo reporte-país, el último de casi dos años de aventura.

Cifras y letras

Chile
Desde el 25 de octubre 2013 al 20 de abril 2014
72 días, 49 de ellos en la bicicleta
Días con lluvia: 7
Día con heladas en la mañana: 10
3.542 kilómetros (5 segmentos de 974, 1.195 389, 564 y 420 km)
cruzadas de la Grande Divisoria Continental
4 pinchadas y 6 radios quebrados
72,28 km de media por días sobre la bici (49,19 por días total)
Velocidad media: 13,3 km/h
Día más largo: 160 km
Día más corto: 9 km
Día más rápido: 19,4 km/h
Día más lento: 5,5 km/h
Velocidad máxima: 107,1 km/h

Si si, 107,1: la bicicleta sobrecargada con alimentos y agua, una extraordinaria bajada bien recta en el asfalto super suave con un viento de cola increíble cerca del Paso de Jama, rumbo a mi primera entrada en Argentina. Euphoria, miedo, alegría, arrepentimiento, todo esto y más al mismo tiempo. Pero para ser honesto, desde 80 km/h, no se siente realmente la diferencia de velocidad: se va rápido.

Argentina
Desde el 12 de noviembre 2013 27 de abril 2014
69 días, 58 de ellos en la bicicleta
Días con lluvia: 14
Días con helada en la mañana: 3
4.084 kilómetros (5 segmentos de 1.385, 590, 606, 1.171 y 332 km)
cruzadas de la Grande Divisoria Continental
1 pinchadas y 4 radios quebrados
70,42 km de media por días sobre la bici (59,19 por días total)
Velocidad media: 14,4 km/h
Día más largo: 167 km
Día más corto: 17 km
Día más rápido: 22,7 km/h
Día más lento: 5,9 km/h
Velocidad máxima: 66,8 km/h

¿Qué comer?

Pique-nique ConaripeVamos a empezar con lo que hay en común: olvidamos la idea de comer en los pequeños restaurantes de pueblo, como en Ecuador, Perú y Bolivia. Hay que tener una billetera más gruesa para permitírselo. Sin embargo, hay una infinidad de opciones agradables para los ojos para establecer su lugar de picnic. Así que volvemos al arroz y a las pastas, como al principio del viaje, sino también a la polenta, mucho más rápido a cocinar.

Cruzar la frontera con la frecuencia que lo hice requiere una pequeña organización para no desperdiciar nada de comida. Chile aplica un riguroso pero desigual control de entrada de alimentos para proteger su agricultura. Está prohibido entrar con carne, frutas, verduras, frutos secos, productos lácteos y otros productos frescos. Después de los trámites administrativos de entrada, un agente del servicio agroalimentario inspecciona su equipaje, con una técnica desde una mirada en la bolsa donde dijiste que hay la comida hasta poner todo su equipo en grandes máquinas. En Argentina, en teoría, es también prohibido entrar con alimentos frescos, pero el control es casi inexistente. “Casi” porque una vez Guillermo se quedó atrapado por una entrenadora inspectores estricta. ¿Esta entrenadora va a convencer a los agentes de las aduanas del país a inspeccionar con más ardor a los turistas en el futuro? A ver.

Quizás es más caro comer en restaurantes pero Argentina es el paraíso de los postres, pasteles, galletas y helados. Las facturas, pequeños pasteles variados, se puede comprar por docena o media docena, y a veces se puede preguntar si hay restos del día anterior para que sea aún más barato. Hemos encontrado galletas saludables, energéticas y deliciosas en mercados y cuando nos detenemos a leer el paquete, se descubre que son producidas por un grupo religioso adventista. Si se les da la misión de alimentar mejor a los Argentinos mientras que llenan sus cajas, no sé si saben que muchos ciclistas juran por estas por sus colaciones. No se da la pena de comprar un pequeño cono de helado al final de un día caloroso: es mejor compartir (o engullir para si mismo) un medio kilo o aún un kilo de tres o cuatro sabores diferentes, y sin arruinarse. Un descubrimiento muy agradable pero hecho un poco demasiado tarde en el recorrido en el país fue el Mantecol una especie de barra hecha con pasta de maní, un poco escamosa pero a la vez compacta, muy calórica, muy dulce, bien grasosa, que no comería si era sedentario, pero tan reconfortante en los grandes llanos de la Patagonia. También se puede poner loco con el dulce de leche, un caramelo cremoso digno de su orgullo nacional, a poner por todas partes, especialmente en galletas un poco saladas.

En Chile, la comida es un poco más triste y más cara. En los mercados, el pasillo de galletas dulces y saladas está dominado por el gigante Costa y su sabor de azúcar refinado, lo cual no me ha impedido de atiborrarme con demasiados paquetes. El dulce de leche se llama manjar y Nestlé mató a la producción local a pesar de su gusto soso. Es mejor llevarse una jarra nueva de La Serenissima desde Argentina (será confiscado – y probablemente comido – en la frontera si está abierto). Las frutas y verduras tienen sus bellos formatos estéticos de exportación para el hemisferio norte, pero no son más baratos aunque crecieron aquí no más.

Y no he hablado todavía de las empanadas, ideal para llenar una esquina de la pansa. Las de Chile son grandes, a pasta gruesa, cocinadas al horno y llenas de cosas buenas en algunas variedades, las llamadas de pino tienen un poco de todo, del huevo cocido a la oliva negra. Las de Argentina son mas pequeñas con una pasta delgada, cocidas o a veces fritas, con una mayor variedad de sabores. Diferentes de un país al otro y difícilmente comparable, pero en ambos casos una colación de tarde perfecta (si llegamos a un pueblo en este tiempo, por supuesto!)

¿Dónde dormir?

IMG_6691Olvidamos también los pequeños hoteles, o por lo menos una opción sólo en muy raras ocasiones, por tres o cuatro veces el precio que en Perú. En las grandes ciudades donde el alojamiento así sería aún más caro, hostales de juventud permiten reuniones y una cocina equipada. Es el regreso de los campings organizados que no había visto desde los Estados Unidos. En Chile, los campings están presentes sólo en las zonas turísticas y no son siempre económicos. En Argentina, incluso en pequeños pueblos tienen campings municipales. Los menos desarrollados son gratuitos, especialmente en el norte, luego hay que esperar que pagar en las ciudades turísticas. Por lo general, tienen parrilla, sólo se necesita hacer un fuego y conseguir un pedazo de carne en la carnicería al lado para disfrutar de un agradable fin de día. En ambos países el camping salvaje cerca de la carretera se puede hacer sin mucha preocupación. Si hay mucho viento, considere por debajo de la carretera! No hay que ignorar tampoco la hospitalidad de puestos de bomberos o aún estaciones de policía en los pueblos pequeños, especialmente cuando llueve. Al sur de Argentina, donde las distancias entre los pueblos es significativa, hay puestos de la Vialidad donde trabajadores viven y trabajan y pueden ayudar a los ciclistas.

Rutas

MontagneuxHay algo para todos! Por lo general, siempre hay la oportunidad de alejarse de las carreteras principales. Desde nuestra experiencia, los conductores argentinos son mucho más listos a compartir el camino que en Chile. Argentina tiene carreteras en general menos pronunciadas que en Chile, la geografía ayudando. De hecho, Chile entra en mi top 3 de mis experiencias du cuestas empinadas, con Ecuador primero y Guatemala y Chile compartiendo el segundo lugar.

El Ministerio de Obras Públicas de Chile mantiene en su sitio web un mapa interactivo del país para imprimir sus propios mapas. Este enlace conduce a un documento pdf con todos los cruces de frontera habilitados entre Chile y Argentina.

Junto aquí los diferentes mapas del norte al sur de cada segmento de ruta que hice.

Segmento 1 Chile

Segmento 2 Argentina

Segmento 3 Chile y Argentina

Segmento 4 Chile

Segmento 4 Argentina

Segmento 5 Chile y Argentina

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*