De Colombia a Ecuador por la cuenca amazonica

Amazona

No se ha utilizado a menudo en los últimos meses, pero ahora tiene su utilidad. Saqué mi abrigo azul, primero para protegerme del frío en las altas montañas alrededor de Pasto.  Aún maltratado arrugado en una bola en mi equipaje, seguía a bien protegerme de la lluvia. Más abajo, hacía demasiado calor, sudando más por dentro que por cualquier otra cosa y era mejor refrescarse con la lluvia amazónica, pero de nuevo en la sierra ecuatoriana, la lluvia va a continuar, y voy a ser feliz de estar protegido de este pequeño viento andino frío.

Nudo AndesDejando a Cali y su valle, estaba en dirección de lo que la gente denominan “el nudo” donde el Occidente se encuentra con la Cordillera Central (la Oriental ya se fusionó con la Central un poco más al norte). Me encuentro en una carretera en montañas desordenadas haciendo todo lo posible para encontrar un lugar para subir (y hacia abajo y hacia arriba otra vez) en este laberinto.

Después Pasto, donde pasé unos días inusuales con las Hermanas Franciscanas (la Hermana Superiora es la hermana de mi anfitrión de Medellín), la Panamericana sigue hacia la frontera con Ecuador en las montañas. Sin embargo, decidí cambiar a descender en la cuenca del Amazonas y pasar la frontera al puesto de San Miguel. Es una rara ocasión que tengo en la ruta para ver los Andes de este lado, y aunque no puedo pasar por el famoso río Amazonas, me encontraré en la selva húmeda cruzando grandes ríos que desemboca en el río famoso. Además, me hace pasar dos veces más sobre la Gran Divisoria Continental!

DangerLa familia de Manuela en Medellín viene de esta región llamada el Putumayo. Antes de bajar tanto, el camino serpentea a través del valle de Sibundoy, donde su hermano me alojó. Se debe después pasar lo que queda de la Cordillera en un camino de tierra, no muy amplia, donde pequeñas cruces blancas recuerdan periódicamente que en un momento se puede encontrar en la zanja y caer cientos de metros. No pudo llegar hacia Mocoa, donde un hijo de la familia del valle vive allá, y me fue a dormir en el acapamiento de los trabajadores de mantenimiento de carreteras.

Me fue bien para dormir allí arriba y no aventurarse en el descenso como el sol cayó como el descenso era casi más difícil que la subida, evitando rocas, frenando siempre, cruzando a pie flujos de agua que cruzan las rutas en las curvas en las laderas de las montañas, y todo eso bajo la lluvia. Pero más adelante, abajo, veo una línea recta que se extiende. Estoy casi ahí.

De hautDesde arriba, se ve plano, pero la Amazonas está lejos de ser plano. Después muchas colinas verdes aparezca varias pequeño pueblos, disfrutando del boom de la industria petrolera en la región. Aunque he pasado muchos, esta es la primera vez que me detuvo en un retén militar. ¿De dónde viene, ¿qué estás haciendo, en bicicleta, en realidad? Me dijo de girar a la derecha en el próximo pueblo (esta es la ruta que iba de todos modos) porque ir recto podría traerme problemas. La carretera principal es segura y vigilada, pero algunas partes de la región están todavía riesgosas. Hace unos años aquí, el ejército colombiano mató el número dos de los FARC… en territorio ecuatoriano. Además de crear una pequeña crisis diplomática con los países vecinos, la situación en Putumayo degenerado. Desde entonces, la atracción de nuevo capital por la explotación de petróleo volvió  dando trabajo, dinero y una apariencia de orden. Las estaciones de bombeo son vigiladas por los militares, y en algunos lugares en el camino que sigue un oleoducto, veo cicatrices de explosiones, dejando sombra negra y viscosa de la carretera y los árboles a su alrededor. En un lugar, las casas que estaban alrededor no resistieron. El camino hacia la frontera aún no está totalmente pavimentada pero en construcción, porque se ve este enlace comercial con el vecino como una manera de sacar adelante la región.

Pasó mi ultima noche colombiana alojado por otro hermano de la familia. En el puente sobre el río que sirve de frontera, me pidió mi pasaporte. Jóvenes soldados, con un tono jovial, feliz de ver a un extraño que pasaba por aquí, me ametrallando de preguntas sobre mi viaje. Aquel que tiene mi pasaporte, un poco demasiado excitado, le da una patada en su botella de agua, que cae en el río. Le pregunté a mi pasaporte antes de que lanza en el agua también. De toda manera, el proceso administrativo se hace dos kilómetros adelante, en un centro común para ambos países.

EcuadorAquí estoy, en Ecuador, en una bonita calle pavimentada. Cambio mis pesos colombianos por dólares estadounidenses, que se utiliza aquí desde la década de 2000 y continúo mi viaje navegando en este verde, pasando puente sobre anchos ríos color café, con pajaros con sonido distinto me salen de mis momentos soledad.

Tendré que volver arriba. Es muy bonito aquí, pero es húmedo y llueve todos los días, no constantemente, pero lo suficiente como para romper el espíritu. Por lo menos desde el cielo está nublado, no es demasiado caliente. Estos días fueron suficientes. Pasó la noche en Baeza, en la intersección de la carretera que me llevará a las afueras de Quito. En un comercial, cerca de la gasolinera, un hombre me llama y me preguntó de dónde vengo. Vivió veinte años en Toronto, me habla de su hijo que tiene allí, me invitó a tomar un café y después de varias historias, me invita a su casa para ducharme y dormir.

Subir hasta el paso en los Andes al día siguiente fue muy difícil. Este fue mi primer paso de más de 4.000 metros, y Baeza es a 1.700 metros, así me enfrentó a una altura de un poco más de 2.300 metros sobre 60 km de ruta. Mis zapatos mojados desde unos días, enfrían mis pies mientras subo. Después de las primeras hora en dirección de las nubes, acabo a entrar en estos, y es a partir de este momento que las cosas se pusieron peor.

Viajar en bicicleta durante mucho tiempo es mucho más un desafío psicológico que físico. Navegar en la nube oscura, las gotas de agua fría pegando en mi cara, sin ver la siguiente curva y aún menos sin ver una antena que da la señal que arriba llega, en fin, sin saber a dónde va, es más bien difícil. Es en estos momentos que las piernas se sientan más pesadas, que el soplido parece más corto. Así que me detengo a menudo para descansar un poco, haciendo que el fin de esta subida se pone aún más lejos. Finalmente llegué al otro lado de los nubes, para descubrir un mundo sin árboles, que me llamó la atención ya que no he visto la transición. La Amazonas parece a lugares aquí, pero esta justo al lado

Paso cerca Quito

Me fue alrededor de Quito, la capital, con la esperanza de conseguir un poco de descanso en Ambato, donde un hombre con una tienda de bicicletas es casa de ciclista, recibiendo los viajeros en bicicleta. Las lluvias siguieron un poco cada día. La Avenida de los Volcanes no revelará su encanto. La nubosidad sólo puede dejarme imaginar el esplendor de aquellos bases de conos que veo hacia las nubes. En cuanto a estar en estas condiciones climáticas, mejor seguir adelante en este país dondé encuentrar un segmento de más de 100 metros de carretera plana debe ser una hazaña!

 

Un pensamiento en “De Colombia a Ecuador por la cuenca amazonica

  1. Produce un poco de nostalgia al leer la narración de su recorrido; pero al mismo tiempo despierta admiración por su heroísmo , tremendo, tremendo lanzarse a realizar un gran sueño cueste lo que cueste como aquel que se lanza a la aventura en busca de la piedra preciosa como el elíxer de la vida.Felicitaciones y continue que al final va a sonreír a la vida.

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*