Gracias. Gracias a ti.

Gracias. Gracias a ti, gracias a ustedes.

Gracias a ustedes por dejarme ir a Francia cuando no tenia todavía la mayoría. Esto me contaminada al viaje y me ayudó a ser la persona que soy.

Gracias a tu por decirme tantas veces: “vas a quedarte pequeño”. Esto permite que me digo, cada vez que empiezo algo, que no es para ser más grande que nadie.

Gracias a ustedes para darnos un techo por unos días. Este tiempo fue muy vigorizante.

Gracias a ti por parar en tu camino para llevarnos a Moncton, con nuestras bicicletas dañadas. El día se terminó de una mejora manera.

Gracias a ti por invitarme a probarlo. De hecho, es muy bueno.

Gracias a ti por respetar a las decisiones que tomé. Cien veces que podría haber perdido tu amistad, pero al reverso se ha fortalecida.

Gracias a ti por hacerme sacar con violencia de tu coche en el centro de Australia. Probablemente que no me sería encontrado al noroeste del país a dormir bajo las estrellas con gente mucho más extraordinarias que tú.

Gracias a ti por haberme introducido en este trabajo. La experiencia de trabajo se convirtió rápidamente en una experiencia de vida.

Gracias a ti por escucharme, aunque no pude encontrar las palabras en tu idioma para decirlo.

Gracias a ustedes por este tour de los Kimberley. Se ha guiado mis opciones de carrera.

Gracias a ti por la recomendación de este hostal en San Francisco después de mi trabajo por ahí. Estos días de descanso me han puesto de nuevo sobre mis dos pies.

Gracias a ti que ha persistido en estar aquí. Aún si no lo estas más, hoy yo sería más en otro lugar, lejos de mi también.

Gracias a ti por decirme que querían despedirme del trabajo. Me permitió mirar con más fuerza a las otras oportunidades y recordar que un empresario no es más fiel que sus empleados.

Gracias a ti por escribirme después de que te fuiste. Nunca nos habríamos encontrado de nuevo.

Gracias a ti por hacerme visitar esta librería en Nueva York. Eso me permitió a mejor conocerte.

Gracias a ti por ser mi compañero de clase durante este regreso a la escuela. Estos tres años habrían sido mucho menos animados.

Gracias a tu por conducirme entre Quebec y Montreal. Conocí una chica donde podía albergarme los primeros días en Barcelona hasta que encuentre un apartamento.

Gracias a ti por convencerme de ir a la universidad, cuando no podía entender porqué tendría que ir allí. Ahora entiendo.

Gracias a ti para no tener demasiado rabia a mi. Barcelona nos ha forjado.

Gracias a ti por hablar conmigo en este curso en español. Yo no podía alinear tres palabras, y me ayudó mucho.

Gracias a ti por estar así. Nada en el mundo me hubiera gustado que cambias.

Gracias a ti por abusar de mi ingenuidad al comienzo de mi viaje en Istanbul. Otros no podrían hacer lo mismo más tarde gracias a ti.

Gracias a ti por la acogida. No sé de donde me hubiera ido.

Gracias a ustedes para decirme de reunirse en Belgrado, cuando estaba vagabundo en Rumania. Este tiempo, y los momentos que han seguidos en los Balcanes me han llegado al corazón.

Gracias a ti por hacerme descubrir tu ciudad natal alemana, que es también la de mi padre. Fui capaz de traer a casa recuerdos que no ha tenido tiempo de tener.

Gracias a ti por darnos las llaves de tu apartamento en París. Hubiera sido imposible conocer este ciudad así.

Gracias a ti para animarme en mis proyectos. Tus consejos, tu escucha y tus ideas me iluminan.

Gracias a ti para llamarme de nuevo para ofrecerme este trabajo que yo había disminuido en primer lugar. No es todos los días que a uno le dicen que es la persona que necesita, y no me di cuenta de la magnitud de la oportunidad.

Gracias a ti que me deje ir, tratando lo mejor para hacerme creer que no te preocupes. No funciona mucho, pero aprecio.

Gracias a ti por traerme en tu mundo. Sabes que nunca yo podría haberlo hecho sin ti.

 

Gracias. Gracias a ustedes. Más que envejezco, más me parece que uno nunca está mejor servido que por su mismo, que no se puede confiar en la gente. Este pequeño ejercicio hoy me hace volver en la realidad. No estaría muy lejos sin ustedes. Vivo por esto encuentros extraordinarios.

Que la próxima aventura puede ir de la misma manera.

Leave a Reply